Pese a que el sol no brilla con tanta intensidad durante los meses más fríos, nuestros ojos necesitan protección todo el año.

En invierno, el sol se sitúa más bajo y eso puede aumentar nuestra exposición a la radiación ultravioleta, responsable en gran medida de la aparición de cataratas y degeneración macular. Además, el viento hace que los ojos se resequen mucho más y las gafas de sol funcionan como una pantalla contra el aire, el frío y los alérgenos que provocan conjuntivitis estacional.

Incluso en los días nublados hay que protegerse. Las nubes no evitan el paso de la radiación ultravioleta, así que en esos días también existe riesgo de sufrir los efectos nocivos que los rayos UV pueden tener sobre nuestros ojos y, por tanto, sobre nuestra salud visual.

Sin embargo, no es lo mismo elegir gafas de sol ahora que en verano. En los meses de invierno, te recomendamos los siguientes consejos:

  • Opta por cristales oscuros y polarizados. Recuerda que cuando nieva o llueve, el reflejo de la luz en el hielo es muy intenso y puede resultar dañino (además de molesto). Este tipo de lentes permiten evitar el deslumbramiento y proporcionan una visión más nítida porque sólo dejan pasar la luz útil.
  • Elige gafas con lentes envolventes o curvadas que protejan bien desde todos los ángulos.
  • La elección del color de los cristales es puramente estética y personal. Si bien a los hipermétropes el color verde les resulta más cómodos, los marrones están recomendados para los miopes y para quienes tienen cataratas. Para los días nublados o con poco sol puedes elegir lentes claras, de categoría 1-2 y para los días de mucha luz, lentes de categoría 3-4.
  • Los cristales espejo, con un revestimiento especial, están indicados para practicar deportes de invierno. Aunque hace un par de temporadas se convirtieron en un imprescindible de moda, parece que llegaron para quedarse.
  • Por último, evita las monturas metálicas, que suelen ser más frías, y opta por unas de acetato.

No debemos olvidar que la mayoría de los efectos más peligrosos de los rayos UV sobre nuestros ojos no tienen un efecto inmediato, sino que aparecen a largo plazo y su efecto es acumulativo.

Ven a Zelai Óptica y te recomendaremos las gafas de sol que más se adaptan a la actividad que quieras realizar y a tu forma de cara.